13 Problemas de una Iglesia de “Primer Mundo”

Este post trata de que veas el vaso medio lleno,a nuestro estilo claro, haciéndote pensar. La Iglesia de hoy, en definitiva es distinta a la de hace 2000 años. No me refiero a la Institución creada por Cristo sino a nosotros los fieles que hemos aprendido a acostumbrarnos a muchas cosas que en realidad son privilegios de estos tiempos.

¿No me crees?

Pues aquí te muestro x ejemplos de los problemas que solo tenemos los que vivimos en una iglesia de “primer mundo”

1) Me molesta que el Padre ponga la misa a las 7am

Seguro a más de uno le parecería una queja válida. Uno quiere dormir cómodamente antes de vivir la Santa Misa, pero ¿te has puesto a pensar en lo afortunado que eres al tener la opción de vivir una Santa Misa? Existen muchos grupos de fieles que viven en lugares tan alejados, que tiene que visitarlos un sacerdote una sola vez al mes. Valora que tienes todos los dias la gracia de vivir una Santa Misa.

2) No me cae bien este padrecito, prefería al anterior

La dirección de una parroquia no es menú. Da gracias a Dios que tienes un párroco cerca, y puedes acercarte constantemente a los sacramentos. es valido sentir más aprecio por uno u otro, pero quejarte? eso si que no. Hay una gran carencia de vocaciones sacerdotales, agradece que uno de los pocos está en tu parroquia.

3) No soporto que mi parroquia sea tan fea

Antes que nada, recuerda que casi todos los templos fueron construidos gracias a la participación de la comunidad, y los muros que hoy conforman el templo de tu parroquia pudieron costarle mucho esfuerzo a tus abuelos. Ellos no tuvieron nada, y formaron poco a poco lo que tienes ahora. En vez de quejarte sigue construyendo tu parroquia, en lo material y espiritual.




4) Qué aburrido es vivir una misa tan larga

¿Acaso te aburre vivir la Santa Misa? ¿tienes algo más importante que hacer luego? Largas la liturgia de los ortodoxos, largo un culto protestante que no baja de las dos horas (lo digo por experiencia propia) y no vi nunca que nadie se ande quejando al final. Si en serio te cuesta necesitas evaluar tu estado espiritual.

5) No me gusta que la parroquia quede tan lejos

Actualmente tenemos transporte público, patinetas, bici, y hasta nuestros lindos piececitos para dirigirnos a la parroquia más cercana, y para muchos en realidad no es tan lejos.Lejos para las comunidades anteriores que tenían apenas dos o tres parroquias por distrito porque recién se empezaba a construir la comunidad. Lejos ha de ser para las comunidades alejadas, ellos pueden caminar horas, y solo caminar porque no hay pistas ni veredas para ir de otro modo. valora tu situación actual.

6) No quiero ir a la parroquia porque se burlan de mí

¿Es en serio? hace 2000 años los cristianos vivían su Misa perseguidos, corrian riesgo de muerte, entraban a catacumbas de las que podian no salir si eran encontrados por soldados romanos… eso sí que es duro de afrontar, pero lo hicieron y pasaron por todo eso para conservar la santa liturgia y que nosotros podamos vivirla en paz. Si uno u otro quiere hacer burla, muéstrate orgulloso de tu religión, se valiente y defiende tu fe.

7) No aguanto que haya gente mala onda en mi comunidad

Ehm…¿Si te acuerdas que entre los apóstoles estaba Judas verdad? Sinceramente necesitas poner las cosas en perspectiva.

8) No leo la biblia porque es incómodo llevarla a todos lados

Ahora es muy facil conseguir una biblia portable, seguro que cuesta menos del celular que llevas en el bolsillo. Y si aun asi no puedes conseguir una, la de casa esta bien, unos minutos en la mañana o en la noche. Antes las biblias eran escasas por ser carisimas, muy pocos podían leerlas de manera constante. aprovecha que estos tiempos son mejores en ese aspecto.




9) ¡Qué estrés llevar crucifijo a todos lados!

Hay muychos paises que prohiben la expresion de fe publica, la infeccion de lo “Politicamente correcto” esta deteriorando hasta la libertad y el sentido comun.Da gracias a Dios que eres libre de llevar tu crucifijo contigo, por ahora…

10) Me caen mal las Hermanas que vinieron ¿No habían religiosas más buena onda?

Da gracias a Dios que tienes un grupo de consagradas cerca tuyo, rezando por ti y tu parroquia. Hay lugares a los que ni los peregrinos pueden llegar.

11) Qué fastidio que el padre no confiese cuando lo necesito, sino en sus horarios

Ok, a veces si es un poco pesado que no quiera confesarte cuando lo solicitas, pero piensa en que probablemente no pueda porque tiene muchas actividades pastorales también, como visitar enfermos, llevar la unción, prepararse para la santa misa, o visitar un albergue. Y si no es nada de eso sino que no sabe disponer su tiempo siempre, al menos lo tienes en un momento fijo del dia. Hay muchas personas que no pueden acceder a confesión por falta de sacerdotes.

12) No soporto que mi familia me fastidie cada que voy a Misa

Se qué se siente. Casi llega a desanimarte, pero ¿Qué puedes hacer? Orar por ellos. Hay familias aun mas cerradas que la tuya, con religiones agresivas que pueden incluso lastimar a quien quiera ser católico. Agradece que tu solo vives volteaderas de ojos, y pide por su conversión.

13) Me estresa tanta diferencia dentro de la Iglesia

Y si, a mí también, pero quejarse no ayuda en nada. Agradece que en la diversidad se llega a tocar muchas distintas almas y que, aun con todo y las diferencias, seguimos siendo un solo cuerpo y una sola iglesia. Hay gente que simplemente quiere partir este cuerpo y formar sus propios grupos religiosos, recemos por la unidad y la fidelidad al evangelio.

¿Te ha tocado vivir alguna de estas situaciones? cuéntanos en los comentarios.