Servir a Dios mediante la música es algo realmente hermoso, sobretodo cuando se hace durante la Santa Misa. Pero esta labor hay que realizarla con humildad de corazón. Por eso me llamó la atención una curiosa lista que encontré en Facebook con 30 pecados que todo músico católico debería evitar.

No sé cual es el origen exacto de este texto (está en varias páginas en portugués) pero igual lo comparto con ustedes. ¡Allí vamos!

30 pecados que todo músico católico debería evitar:

1-Hacer del altar un escenario

2- Imponer siempre su gusto personal

3- Cantar por cantar

4- “Sólo toco a mi modo”

5- Ir siempre contra la idea del equipo de celebración y del padre

6- Escoger siempre las mismas músicas

7- Nunca sonreír

8- Usar instrumentos desafinados

9- Tocar músicas de novela en boda

10- Afinar los instrumentos durante la misa

11- Colocar letra religiosa en músicas seculares de los tops 10

12- Nunca estudiar liturgia

13- No prestar atención en la letra del canto

14- No leer el Evangelio del día antes de escoger las músicas

15- Cantar demasiado fuerte en el micrófono, o sea, el suyo es siempre el más alto

16- Volumen de los instrumentos mucho por encima del volumen de los micrófonos

17- Coro que canta todo solo

18- Cantar sólo para exhibirse (estrellismo)

19- Distraer a la asamblea con conversaciones paralelas durante la misa

20- No avisar al padre las horas que serán cantadas

21- Nunca ensayar nuevas canciones ni estudiar el instrumento que ministra (voz, guitarra, teclado…)

22- Ensayar todo antes de la misa

23- Cantar músicas desconocidas

24- Usar ropa bien extravagante, que llame la atención

25- Hace de cuenta que está en un show de rock

26- Perder contacto con la asamblea

27- Músicas fuera de la realidad y del tiempo litúrgico

28- Hacer el máximo de barullo

29- No tener vida interior u oración con el ministerio entero

30- Pensar al final de cada celebración: “ustedes son buenos, ¡pero yo soy lo máximo!”

¿Agregarían algo más en la lista?

Comentarios

comments