Quién sabe por qué, pero los jesuitas están muy presentes en muchísimos chistes (muy buenos, dicho sea de paso) sobre religiosos.

Aquí les comparto los que me han parecido más graciosos.

Aclaración: ¡Son solo chistes! No se lo tomen muy en serio 

EL BARBERO

Un franciscano se va a cortar el cabello y le pregunta al barbero cuánto le debe. El barbero dice que él nunca le cobra clero. El franciscano le da gracias y vuelve a su casa. A la mañana siguiente, el barbero encuentra en su puerta una canasta llena de pan fresco de la panadería franciscana.

Un agustino obtiene su pelo cortado con el mismo barbero. El barbero también le dice que él nunca cobra clero. Así, al día siguiente el barbero encuentra en su puerta una buena botella del mejor vino de la bodega de los agustinos.

Finalmente, un jesuita obtiene su corte de pelo, y el barbero dice otra vez que él nunca cobra clero. Al día siguiente, el barbero encuentra en su puerta a 12 jesuitas más esperando un corte gratis.

EL MASERATI

Una familia argentina, residente en Italia, va a buscar a los franciscanos para pedirles un favor.

– Hermanos, estamos participando en un concurso para ganar un Maserati. ¿Podrían ofrecer una novena por nosotros, por favor?
– Claro, pero ¿qué es un Maserati?
– Es un auto de lujo, hermano.
– ¡De ninguna manera! ¡Los franciscanos no rezamos novenas por cosas tan superficiales!

Entonces van donde los jesuitas.

– Hermanos, estamos participando en un concurso para ganar un Maserati. ¿Podrían ofrecer una novena por nosotros, por favor?
– ¡Un Maserati! ¡Claro, tremenda máquina! Nosotros tenemos uno. Pero… ¿qué es una novena?

DOMINICO VS JESUITA

Estos eran un dominico pelirrojo y un jesuita; ambos se llevaban muy mal. En un momento de picardía, el jesuita suelta la bomba:

– “Rubicundus erat Iudas” (Judas era el pelirrojo).

Y el dominico responde:

– “Sed erat societatis Iesu” (y de la Compañía de Jesús).

¿EN QUÉ SE PARECEN…?

– ¿En que se parecen los jesuitas a los dominicos?

– En que ambos fueron fundados para luchar contra los herejes: los dominicos contra los albigenses y los jesuitas contra los protestantes.

– ¿Y en qué se diferencian?

– Bueno… ¿has conocido a albigenses últimamente?

ESTE ES UN POCO OFENSIVO

Un jesuita discutía con un dominico. El dominico afirmaba que podría improvisar un sermón a partir de cualquier tema que le propongan.

– Lo veremos – dijo el jesuita.

Así que acordaron que al día siguiente el dominico improvisaría un sermón en el colegio jesuita a partir de un tema puesto en un sobre sobre el púlpito. Así fue, y al abrir el sobre el dominico leyó “Pensamientos de los Reyes Magos”. Sin dudarlo un segundo, el dominico comenzó diciendo:

– Los Reyes Magos llegaron al pesebre a adorar a Jesús. Al ver a María y a José pensaron “así que esta es la Familia de Jesús”. Luego vieron también al burro y al buey, y pensaron “así que esta es la compañía de Jesús”.

EL VOTO DE OBEDIENCIA

En cierta ocasión le preguntaron a un jesuita: “¿No les resulta muy difícil vivir el voto de obediencia?

El jesuita contestó: “En absoluto. Antes de mandarnos algo, el superior se reúne con nosotros y, tras una larga conversación, descubre qué es lo que queremos hacer. Entonces, solemnemente, nos lo manda”.

El interlocutor, extrañado, preguntó: “Pero, ¿entonces qué pasa con aquellos que no saben lo que quieren?”

El jesuita, sonriendo, respondió: “Muy fácil. A esos los nombramos superiores”.

EL MAFIOSO

Resulta que murió un mafioso y su hermano quería que en su funeral se hablara bien de él. Al no encontrar cura que quisiera mentir terminó donde un jesuita y le dijo: “Padre, le daré a Ud. doscientos mil dólares si le dice a gente que mi hermano era un santo.

Pues, la parroquia era pobre como la Sagrada Familia y el jesuita no quería perder la oportunidad. Toda la noche pensaba, “¿Qué voy a hacer? El mafioso era un diablo, pero su hermano me dará $200,000 si digo que era un santo”.

El próximo día, después de leer el evangelio, el jesuita bajó al ataúd y dijo: “Este hombre robó millones de dólares, mató a personas inocentes, engañó a su señora, defraudó al gobierno y jamás pagó sus impuestos. Sin embargo… en comparación con su hermano aquí, ¡este hombre era un santo!”.

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here