Así puedes ganar una Indulgencia en el Día de los Fieles Difuntos

Cada 2 de Noviembre la Iglesia celebra la Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos, justo un día después de la fiesta de Todos los Santos. Esta es una oportunidad para conseguir una Indulgencia ¡Aquí te enseñamos cómo lograrlo!

¿Qué es una Indulgencia?

Al partir de este mundo, todos tenemos dos posibles destinos eternos: cielo o infierno. No existe tercera opción. Además, aquellas almas cuyo destino final será el cielo tienen dos posibilidades: entrar directamente o entra luego de una purificación. A ese proceso de purificación lo llamamos Purgatorio, que no es un lugar, sino un estado del alma.

En el Purgatorio, el alma es purificada para entrar completamente limpia al cielo. Los que aún vivimos podemos ayudar a esas almas para que su purificación sea más breves a través de nuestras oraciones y sacrificios. Precisamente oraciones y sacrificios se combinan en algo que la Iglesia denomina Indulgencia.

Representación del purgatorio / Foto: Flickr Lawrence OP (CC-BY-NC-ND-2.0)

Mediante una Indulgencia nosotros podemos limpiar completamente nuestra alma, pero aprovecharemos que este 2 de Noviembre celebramos la Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos para que este acto beneficie a algún familiar o amigo que ya no esté entre nosotros.

¿Cómo gano una Indulgencia para mis familiares o amigos difuntos este 2 de Noviembre?

Solo tienes que cumplir con estos requisitos (No se vale saltarse ninguno):

  • Confesión Sacramental: Si no estás seguro de cómo hacer una buena Confesión Sacramental, te recomendamos descargar esta Aplicación que te guiará en todos los pasos.
  • Comunión Eucarística: Ve a una Santa Misa y recibe la Sagrada Eucaristía. Es importante que lo hagas después de haberte confesado ¡nunca antes!
  • Orar por las intenciones del Papa: Cada mes el Papa tiene una intención de oración y pide a toda la Iglesia que se unan a él en ese pedido. Por si no estás muy enterado este noviembre del 2018 el Papa Francisco nos ha pedido orar “para que el lenguaje del corazón y del diálogo prevalezca siempre sobre el lenguaje de las armas”.
  • Visitar una Iglesia, o un oratorio público o semipúblico: Acude a ese lugar de oración y ora por el alma del fiel difunto que se beneficiará de tu Indulgencia.

¡Eso es todo! Recuerda que las almas liberadas del Purgatorio son muy agradecidas. Si ganas una Indulgencia para esa alma, ten la seguridad de que tendrás a alguien orando por ti desde el cielo.