Adán les estaba poniendo nombres a los animales. Los tenía por fila, y les decía:

– Tú te llamarás oveja.

Al siguiente le dijo:

– Tú te llamarás perro

Y así sucesivamente. En eso, pasa el burro, y le dice:

– Tú te llamarás burro.

En seguida viene la jirafa.

– Tú te llamarás jirafa, le dice, y así sigue mencionando los nombres a los diferentes animales. Pero, el burro se regresa y le pregunta:

– ¿Cómo dijiste que me llamo, Papá Adán?

– Te llamas burro, contestó Adán, y siguió dando nombres a los animales que seguían. Ya estaba por terminar, cuando de nuevo llega el burro y le pregunta de nuevo:

– ¿Cómo dijiste que me llamo, Papá Adán?

– Te llamas burro, tonto.

Y le contesta el burro:

-Oh, así está mejor, ya con el apellido, no se me va a olvidar.

Comentarios

comments