En el paraíso se encontraban Adán y Eva. Adán siempre salía a trabajar y llegaba tarde, todos los días era la misma historia.
– Como estoy solo debo hacer todos los trabajos y me lleva mucho tiempo – decía Adán -.
Eva comenzó a sospechar que andaba merodeando a otra mujer y le dijo:
– Estás con otra y lo sé todo.
Adán riéndose a carcajadas le dijo:
– Estás loca, tú eres la única mujer en toda la creación; y se fueron a dormir.
A media noche Adán se despierta abruptamente al sentir que algo punzante le pinchaba el pecho en varios lugares y ve a Eva sobre él y le pregunta:
– ¿Qué haces?.
Y ella le contesta:
– ¡Contándote las costillas!

Comentarios

comments

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here