Conoce a la Mujer Científica que pronto será beatificada

La Santa Sede ha anunciado que el Papa Francisco ha aprobado la beatificación de una mujer científica en mayo del 2019. Su nombre es Guadalupe Ortiz de Landázuri y esta es su emocionante historia.

Guadalupe Ortiz de Landázuri

Guadalupe nació en Madrid, España, el 12 de diciembre de 1916. Siendo todavía una niña, tuvo que sufrir la muerte de su hermano mayor Francisco, y a los 10 años se mudó con sus padres al norte de África.

Ya desde adolescente su habilidad para el estudio era notable. Por tal razón en 1932 sus padres la trajeron de vuelta a Madrid donde acabó el bachillerato en el Instituto Miguel de Cervantes. Al año siguiente se matriculó en la carrera de Ciencias Químicas en la Universidad Central. En aquel entonces era una de las 5 mujeres en una clase de 70 personas.

Sus compañeros de universidad la recuerdan como una mujer que a pesar de ser muy dedicada a los estudios nunca perdía la simpatía.

Un duro golpe en su vida

Durante la Guerra Civil Española (1936-1939), su padre fue hecho prisionero y, finalmente, condenado a ser fusilado. Guadalupe, que tenía entonces 20 años, junto con su hermano Eduardo y su madre pudo despedirse de él horas antes de su muerte y darle serenidad en esos duros momentos. Perdonó de corazón a los que habían decidido la condena de su padre.

Luego de la guerra civil, y con un historial académico brillante, Guadalupe comenzó a dar clases en dos colegios: la Bienaventurada Virgen María y en el Liceo Francés. Es entonces que su vida cambiaría radicalmente luego de asistir a una Misa.

Una científica se encuentra con Cristo

Guadalupe fue criada en un hogar católico, así que asistís regularmente a Misa. Sin embargo, durante una Misa en el año 1944 sucedió algo especial.

Santa Misa Tradicional.

Ella se sintió especialmente “tocada” por la gracia de Dios, como si Él quisiera algo más en su vida. Entonces, se dio cuenta que tenía que hablar de lo que sentía con algún sacerdote. Al comentarle lo sucedido a un amigo, este le presentó a un santo sacerdote: Josemaría Escrivá.

Guadalupe recordaba ese encuentro como su descubrimiento de la llamada de Jesucristo a amarlo sobre todas las cosas a través del trabajo profesional y de la vida ordinaria: ese era el mensaje que Dios quería recordar a los hombres sirviéndose del Opus Dei. Después de considerar el asunto en la oración y de asistir a unos días de retiro espiritual, el 19 de marzo de 1944 decidió responder que sí al Señor. Guadalupe tenía 27 años. A partir de ese momento, intensificó su trato con Dios. Cumplía con amor sus ocupaciones y buscaba pasar ratos de oración junto al Sagrario.

De misión en México

Ya en 1951, Josemaría Escrivá estaba convencido de las virtudes de Guadalupe y le encomendó una gran misión: Llevar el Opus Dei a México.

Tras superar las comprensibles dificultades de toda gran misión en sus inicios, Guadalupe pone en marcha una residencia de estudiantes y un centro de formación profesional para mujeres campesinas en México. Fruto de su apostolado, las vocaciones comenzaron ha llegar y se extendieron por Monterrey, Culiacán, Guadalajara, etc.

Ya la semilla estaba sembrada, y el fundador del opus Dei le prepara otra misión: Trabajar con él en Roma en el gobierno central del Opus Dei. Guadalupe acogió con generosidad este nuevo encargo y partió para Roma.

Una mujer que nunca abandonó la Ciencia

Durante todo este tiempo, Guadalupe continuó desarrollándose en su pasión de toda la vida: la Química. Siempre se mantuvo al día con su profesión, y a los 42 años de edad ya era profesora de Química en el Instituto Ramiro de Maeztu mientras trabajaba en el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), el mayor organismo público de investigación de España y el tercero de Europa.

Guadalupe Ortiz durante una de sus clases de química.

En 1964 obtiene la cátedra en la Escuela de Maestría Industrial y un año más tarde defiende la tesis doctoral con la máxima calificación. Posteriormente pone en marcha el Centro de Estudios e Investigación en Ciencias Domésticas, una iniciativa apostólica del Opus Dei.

Sus últimos días

Guadalupe sufría de problemas cardíacos, y el 1 de julio de 1975 es operada. Pocos días antes, el 26 de junio, había fallecido en Roma el fundador del Opus Dei. Guadalupe recibió la noticia con gran dolor pero con la paz y la alegría de saber que ya gozaba de Dios. Ella misma, a los pocos días, iba a enfrentar su propia muerte con esa serenidad: aunque el resultado de la operación fue satisfactorio, cuando estaba recuperándose sufrió una repentina insuficiencia respiratoria. Murió el 16 de julio de 1975, fiesta de la Virgen del Carmen. Sus restos reposan en el cementerio de Pamplona.

Su pronta beatificación

Antonio Jesús Sedano Madrid, de 76 años, tenía un tumor maligno de piel junto al ojo derecho. Días antes de la arriesgada operación con la que los médicos intentarían extirparle el tumor, él oró pidiendo la intercesión de Guadalupe Ortiz de Landázuri. Al día siguiente de la oración, el tumor había desaparecido por completo. Los médicos confirmaron el milagro luego de muchos estudios.

Por tal razón, el Papa Francisco ha anunciado que Guadalupe Ortiz de Landázuri será beatificada el sábado 18 de mayo de 2019, en el aniversario de su primera Comunión.