Conoce el significado católico de cada día de la semana

Sabemos que los nombres de los días de la semana vienen de su asociación con cuerpos estelares (Lunes = Luna, Martes = Marte, Miércoles = Mercurio, Jueves = Júpiter, Viernes = Venus, Sábado = Saturno, Domingo = Sol). Sin embargo, con la cristianización de la sociedad, estos días han cobrado un nuevo significado, en particular para los católicos.

En la actualidad la Iglesia Católica le dedica cada día de la semana a un elemento importante de su fe. De esta manera busca fomentar la piedad de los fieles todos los días. Este es el significado católico de cada día de la semana.

Domingo: La Santísima Trinidad

El domingo está dedicado a la Santísima Trinidad, además de ser el día de la Resurrección de Nuestro Señor. Esto es completamente adecuado ya que el domingo es el primer día de la semana y el día en que ofrecemos al Dios Padre, al Hijo y al Espíritu Santo nuestra alabanza, adoración y acción de gracias.

Lunes: Los Ángeles

El lunes es el día en que recordamos a los ángeles. Los ángeles son poderosos guardianes, y cada uno de nosotros está protegido por uno. Muchos de los santos tenían una gran devoción a los ángeles en general, y a su ángel de la guarda en particular.

Martes: Los Apóstoles

La Iglesia Católica es apostólica. Es decir, está fundada en la autoridad y la enseñanza de los apóstoles, particularmente en San Pedro, a quien Jesús entregó las llaves de Su Reino.

Cada obispo es un sucesor directo de los apóstoles.

Miércoles: San José

San José es conocido como el príncipe y principal patrón de la Iglesia. Como padre terrenal de Jesús, tuvo un papel especial en la protección, providencia e instrucción de Jesús durante su vida terrena.
Ahora que Cristo subió a los cielos, San José continúa ejerciendo su paternal tutela al cuerpo de Cristo, la Iglesia.

Jueves: La Sagrada Eucaristía

Nuestro Señor instituyó la Santa Eucaristía un día jueves, así que es adecuado que recordemos el más grande de los sacramentos en este día. La Eucaristía es el regalo más grande de Dios a la humanidad, ya que es nada menos que el mismo Jesús.

¿Qué regalo podría ser más grande?

Viernes: La Pasión de Jesucristo

Jesús fue azotado, escarnecido, y crucificado un viernes. Por ello, la Iglesia siempre ha considerado los viernes como días de penitencia y sacrificio. Este día debería ser siempre un día de arrepentimiento y uno en el cual recordemos la entrega total de Cristo para salvarnos de nuestros pecados.

Sábado: La Virgen María

Hay una serie de razones teológicas por las cuales el sábado está dedicados a la Virgen. Tal vez la más significativa es que el Sábado Santo, cuando todo el mundo abandonó a Cristo en la tumba, ella fue fiel a Él, esperando confiadamente su resurrección el primer día de la semana.

Tags