Curiosidades

Descargar y Usar Programas Piratas es Pecado ¡No nos hagamos los locos!

Quien no haya usado un programa “100% real no fake un link por mega portable (yo no lo descargo por que ya lo tengo)” que tire la primera piedra. Todos alguna vez en nuestra vida hemos usado un software pirata ¡y probablemente lo seguimos haciendo! ¿O acaso ya pagaste los 120 dólares que cuenta Windows 10 o los 99 dólares que cuesta tener todo el paquete de Office? Este es uno de los pecados más “normalizados” en estos tiempos.

Y aunque algunos argumentan que no tiene nada de malo hacerse de programas sin pagarle a sus desarrolladores, en este post apelaré tu sentido común para demostrarte que si consumes software ilegal deberías ir corriendo al confesionario y encontrar alguna manera de salir de esta situación.

Advertencia: Lee este post hasta el final y luego si quieres podemos discutir quién está en lo correcto.

Usar programas piratas es pecado ¡no nos hagamos los locos!

Cuando afirmo que usar software pirata es pecado muchos me han dicho “¿y en qué parte de la Biblia dice que eso es pecado?”. Claro, como si en tiempos bíblicos Moisés hubiera escrito el génesis en su iPad. Por supuesto que no encontraremos una referencia bíblica directa en contra de la piratería, pero sí leyes generales perfectamente aplicables en este tema:

“No robarás” Éxodo 20, 15.

Uno de los versículos bíblicos más cortos de la Biblia es uno de los más contundentes en contra del uso de software ilegal. Los cristianos no podemos robar, y la piratería es una forma de robo.

Ya sé que muchos dirán “Tío memes, estás equivocado. Robar es quitarle algo a alguien, y al usar un programa pirata no le quito nada a nadie, tan solo estoy haciendo una copia del software”. Muy astuto, pero ese es un argumento tramposo. Para explicarlo te voy a dar el caso de Windows ¡todos usamos Windows! Cuando Microsoft te vende Windows, no te está vendiendo el programa (conjunto de códigos); te está vendiendo el derecho a usar un programa que a Microsoft le costó años de estudio, esfuerzo y millonarias inversiones. Si tú no estás dispuesto a pagarles, no tienes derecho a usar ese programa. Usar su programa sin pagarles es robo, así lo dice la ley.

Siempre que digo esto, no falta el gracioso que sale con lo de “óigame, pero una cosa es que la ley diga que es delito y otra cosa que sea pecado”.  Ante esto vale pena recordar lo que nos dice la Biblia:

“Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas”… Romanos 13,1.

Así que si nuestras autoridades nos dicen que no tenemos permitido usar software ilegal, nosotros debemos obedecer dicha ley.

Nota: Esto aplica solo si la ley no va en contra de las leyes de la Iglesia. Ya sabemos que si la ley nos dice que el matrimonio homosexual o el aborto es permitido, nosotros debemos resistir. Pero no es el caso de la piratería.

¿Entonces qué debo hacer?

Simple:

“El que roba, no robe más, sino más bien que trabaje” Efesios 4, 28.

Si usas algún programa para trabajar (y ganar dinero con eso) entonces lo justo que pagues por él. Si lo usas para estudiar siempre hay buenos descuentos en software 100% legal con tu correo de estudiante (así he conseguido muchos de mis programas casi a mitad de precio). Si solo usas programas ocasionalmente y no quieres gastar un centavo, siempre puedes recurrir a Software Libre; eso es 100% legal, gratuito y funciona casi igual que los de pago.

Te puede interesar

error: Usa el botón compartir ;)