Apologética

¿Dices que el Bautismo de niños no viene en la Biblia? Entonces no conoces tu Biblia

Ya el Profeta Joel había anunciado la promesa de Dios de derramar el Espíritu Santo sobre todo ser humano, hombres y mujeres, siervos y siervas, niños y niñas.

Joel 2,16
Congregad al pueblo, convocad la asamblea, reunid a los ancianos, congregad a los pequeños y a los niños de pecho! Deje el recién casado su alcoba y la recién casada su tálamo.

Joel 3,1-2
«Sucederá después de esto que yo derramaré mi Espíritu en toda carne. Vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. Hasta en los siervos y las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.

Esto se cumplió el día de Pentecostés, cuando los Apóstoles recibieron el Espíritu Santo y a partir de ahí todo el que es bautizado, hombres y mujeres, niños y niñas, siervos y siervas, ancianos y niños de pecho también lo reciben. Y San Pedro citó a Joel:

Hechos 2:15-17
No están éstos borrachos, como vosotros suponéis, pues es la hora tercia del día, sino que es lo que dijo el profeta: Sucederá en los últimos días, dice Dios: Derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros jóvenes verán visiones y vuestros ancianos soñarán sueños.

El Apóstol San Pedro lo dejó muy claro cuando dijo que la promesa era para “VOSOTROS Y PARA VUESTROS HIJOS”:

“Pedro les contestó: «Convertíos y QUE CADA UNO DE VOSOTROS SE HAGA BAUTIZAR en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo; pues la Promesa ES PARA VOSOTROS Y PARA VUESTROS HIJOS, y para todos los que están lejos, para cuantos llame el Señor Dios nuestro.» Hechos 2, 38-39. 

La Biblia afirma que la promesa de recibir el Espíritu Santo mediante el bautismo también es para nuestros hijos (niños).

Ahora muéstrame tú, dónde dice la Biblia que el bautismo sólo es para adultos.

La respuesta es: NO EXISTE EN TODA LA BIBLIA, NI UN SÓLO TEXTO QUE DIGA QUE EL BAUTISMO SÓLO ES PARA ADULTOS

Si una persona no le permite entrar a su casa “al dueño de la casa”, está violando la ley y usurpando atribuciones que no le corresponden.

Jesucristo dijo que el Reino de los Cielos pertenece a los niños, si Él estuviera aquí, gritaría a los protestantes:

«Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis porque de los que son como éstos es el Reino de los Cielos.» Mateo 19,14.

Fuente: Católico defiende tu fe.

Te puede interesar

error: Usa el botón compartir ;)