El catolicismo “progre” es más peligroso que el ateísmo ¡Aléjate de él!

Católicos que quisieran que la doctrina de la Iglesia cambie, católicos que se enojan si afirmas que estás 100% convencido de una verdad de fe, católicos que sueñan con que la Iglesia apruebe el aborto (aunque sea en algunos casos) o el matrimonio homosexual… católicos “progres” (progresistas). Abundan en nuestra Iglesia. Siempre han estado allí, desde Judas hasta algún actual obispo que sueña con la intercomunión (posibilidad de que los protestantes comulguen el Cuerpo y Sangre de Cristo).

Hace poco leí un artículo escrito por una bloguera evangélica llamado Progressive Christianity is as Much of a Threat to Your Kids’ Faith as Atheism (El cristianismo progresista es una amenaza para la fe de tus hijos como el ateísmo) y lo que allí alertaba tranquilamente podría aplicarse para el catolicismo, así que les comparto la traducción.

Solo cambien la palabra Cristianismo por Catolicismo y entenderás de lo que hablo:

¿Qué Es El Cristianismo Progresista?

Puede ser difícil definir el cristianismo progresista porque es un término sombrilla para muchas creencias diferentes. Pero creo que mi amiga y compañera bloguera, Alisa Childers (que alguna vez formó parte de una iglesia cristiana progresista) golpeó el clavo en la cabeza cuando lo resumió de esta manera en un reciente blog:



  • Una visión empobrecida de la Biblia.
  • Los sentimientos se enfatizan sobre los hechos.
  • Las doctrinas cristianas esenciales están abiertas a la reinterpretación.
  • Los términos históricos son redefinidos.
  • El corazón del mensaje del evangelio cambia del pecado y la redención a la justicia social.

Todo el artículo literalmente hizo que me doliera el corazón.

Las vistas como éstas son espinosas, invasoras extranjeras en la iglesia.

¿Por Qué A Los Cristianos Progresistas No Les Gusta La Apologética?

El blog Unfundamentalista Parenting recientemente presentó otro post que llamó mi atención: Por Qué Sus Hijos NO Necesitan Apologética. (Si no estás familiarizado con el término, la apologética es el estudio de por qué hay buenas razones para creer que el cristianismo es cierto). El mensaje está lleno de malentendidos, pero mi propósito aquí no es refutarlo. En su lugar, quiero destacar por qué a los cristianos progresistas no les gusta la apologética… y por qué eso demuestra lo importante que es el estudio de la apologética en realidad.

El autor lamenta el hecho de que la apologética “confina la fe como doctrina”, explicando:

Nuestra fe es una experiencia dinámica que cambia y evoluciona para nosotros y especialmente para un niño que está creciendo a pasos agigantados en su desarrollo. No podemos capturar esa experiencia y encajarla en un conjunto de proposiciones para memorizar y defender, eso limita y niega las realidades de la experiencia humana.

Esta afirmación dice mucho. El autor está confundido entre la verdad objetiva inmutable de Dios y las experiencias subjetivas cambiantes que tenemos al relacionarnos con Dios a lo largo de nuestras vidas.

Dios y la verdad que Él ha revelado no cambian ni evolucionan.

Nuestras experiencias cambian y evolucionan, pero eso no tiene nada que ver con lo que es verdad.



La apologética de los niños no se trata de poner sus experiencias en una “caja”. Por el contrario, la apologética consiste en salir de la experiencia personal y examinar la razón por la que hay que creer que el cristianismo es verdadero independientemente de nuestros sentimientos.

Si los niños sólo están desarrollando una fe basada en experiencias “cambiantes y evolutivas”, no tienen manera de saber si su fe está bien situada. Podría tener fe de que un ratón saldrá de un árbol en este momento, pero eso sería una cosa mala en la que confiar.

La fe, en y de sí misma, no es virtud.

Es tan sólida como el objeto de la fe.

La pregunta es, ¿cómo podemos estar seguros de que Jesús, como objeto de la fe cristiana, es “sólido”?

Apologética.

A los cristianos progresistas no les gusta la apologética porque les desafía a pensar en las enseñanzas bíblicas en una categoría de verdad objetiva—algo que no somos libres de cambiar solo porque pasamos a “experimentarlo” de varias maneras.

Dos más dos es igual a cuatro ya sea que tenga dificultad con eso o no.

La experiencia no puede elevarse sobre la verdad objetiva.

El Cristianismo Progresista Es Sólo Una Razón Más Para Que Sus Hijos Y La Iglesia En General Necesiten Desesperadamente De La Apologética

El estudio de la apologética es desesperadamente necesario para todos los cristianos de hoy, tanto para participar con el mundo secular y, menos obviamente, para participar con grupos que enseñan una versión no bíblica del cristianismo.

Pero, por alguna razón, la iglesia sigue siendo en gran parte ciega a esta necesidad.



El detective de homicidios de Casos Sin Resolver, apologista y autor J. Warner Wallace ve esto todo el tiempo. Habla casi todas las semanas en iglesias y conferencias en todo el país sobre la confiabilidad de los Evangelios, la inferencia razonable de la resurrección y la evidencia de la existencia de Dios. Wallace tiene la oportunidad de involucrarse con el espectro de los creyentes de una manera que pocos otros lo hacen.

Lo que ha encontrado ha sido decepcionante en el mejor de los casos.

Wallace dice en su nuevo libro, Forensic Faith:

En muchas de estas iglesias, la gente que conozco no está realmente interesada en la “apologética” cristiana… De hecho, la mayoría aún no está familiarizada con la palabra, y algunos incluso rechazan el valor de tal esfuerzo. En más de una ocasión, he oído a un creyente bienintencionado decir algo parecido: “Bien, eso es bueno, pero realmente no necesito ninguna evidencia. Sólo creo que el cristianismo es cierto”.

En otras palabras, los cristianos están en gran medida desprevenidos para hacer valer lo que creen y muchos en la iglesia todavía niegan la necesidad de estar preparados en primer lugar.

La iglesia está dormida.

Y mientras la iglesia duerme, el mundo secular avanza, cada vez más hostil a la verdad del cristianismo, y espinosos invasores extranjeros continúan creciendo dentro.

Por esa razón, no creo que haya un libro más importante para la iglesia en este momento que Forensic Faith. En él, Wallace hace valer con fuerza la importancia de la apologética para cada cristiano. Es un despertador para la iglesia dormida.

Para los nuevos a la apologética, es un lugar perfecto para comenzar. Wallace te motiva a tomar en serio tu deber cristiano de hacer casos y te muestra, paso a paso, qué hacer una vez que hayas aceptado ese deber.

Para aquellos que ya entienden la importancia de la apologética, es el último recurso para compartir con otros creyentes que necesitan la comprensión que tienen. Es el libro que puedes dar a los miembros de tu pequeño grupo, pastores, líderes de los ministerios infantiles y amigos.

Oro para que este libro fantástico realmente pase a través de la iglesia.

Como padres cristianos, debemos estar continuamente vigilantes. Las amenazas a la fe de nuestros hijos no siempre son tan evidentes como las vallas publicitarias de la autopista que proclaman “No hay Dios”. Proporcionar a los niños una base de apologética, sin embargo, les dará el entrenamiento de un jardinero listo para identificar y desarraigar cualquier tipo de invasor que no debería existir junto con la verdad bíblica.

¿Qué opinas al respecto?