“¿Eres Católico de Izquierda o de Derecha?” El error de hacer esa pregunta

A todos alguna vez nos han hecho estas preguntas: ¿Eres capitalista o socialista? ¿Conservador o progresista? ¿De derecha o de izquierda? ¿Del partido de gobierno o del opositor? Identificarse con alguna de las opciones genera irremediablemente enemistad con los partidarios de su contraparte.

Sin entrar a tallar en las intenciones de las preguntas o la legitimidad de las respuestas, es triste ver que también dentro de la iglesia se generan divisiones por interrogantes similares.




¡Ojo! Aquí no hablo de izquierdas o derechas políticas, sino religiosas. A mi más de una vez me han hecho preguntas del tipo “¿Eres tradicionalista o progresista?” “¿Católico de derecha o de izquierda?” “¿Conservador o rojo?” “¿Papólatra o liberal?”. 

En nuestra iglesia esas preguntas no deberían existir. Jesús no nos quiere divididos por cuestiones doctrinales. El mundo puede hacerse esas preguntas porque no tienen un criterio de autoridad que los guíe y los una, en cambio la iglesia sí que lo tiene: Biblia y tradición apostólica a la luz del magisterio de la Iglesia. 

Generar división y aceptar esa división como algo irremediable es seguirle el juego al demonio y hace imposible que el mundo crea en el evangelio (Juan 17, 21).

Es tiempo de orar por la unidad en la verdad y la caridad.