Esta teoría explica científicamente qué fue la Estrella de Belén

La Santa Biblia nos cuenta que unos reyes llegaron del oriente buscando al Niño Dios guiados por una estrella hasta Belén.

“Cuando nació Jesús, en Belén de Judea, bajo el reinado de Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén y preguntaron: “¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en el este y hemos venido a adorarlo”. Mateo 2, 1-2.

Los cristianos lo creemos y aceptamos por fe, pero hay quienes ponen en duda dicho relato. Lo curioso es que también hay quienes sin ser creyentes han encontrado una explicación científica a este suceso. ¡Y lo que tienen que decir es super interesante!

Teoría de la supernova

Algunos astrónomos se han aventurado a afirmar que dicha estrella pudo haberse tratado de una gran supernova que vista desde la Tierra daba la apariencia de una estrella.

Ver una supernova es un acontecimiento sorprendente pero también muy raro. La última vez que una de estas fue vista desde nuestra galaxia fue en el año 1604.

¿Esta teoría tiraría abajo la tesis bíblica de la estrella? Para nada. Los que tenemos fe sabemos que Dios puede valerse de cualquier medio natural para mostrarle algo a sus hijos.

A pesar de que esta es una posibilidad científica que explicaría lo que vieron los Reyes Magos, muchos se muestran escépticos, ya que en tiempos de Jesús los astrónomos chinos ya registraban detalladamente estos eventos, y no mencionan ninguna supernova contemporánea.

La conjunción de planetas

Con los actuales avances tecnológicos es posible saber dónde se encontraban ciertos planetas y estrellas en cualquier momento de la historia. Eso es de gran ayuda, ya que la Biblia nos da algunos datos históricos para contextualizar la época del nacimiento de Jesús y averiguar cómo se veía en aquel entonces.

Basándonos en los datos bíblicos los astrónomos solo tienen que averiguar cómo se veía el cielo cuando en la tierra ocurría esto:

– algo que sucedió cuando el rey Herodes estaba vivo.

– y probablemente en primavera, cuando los pastores tienden a pasar más noches en la intemperie cuidando sus rebaños;

– algo que indicaría el nacimiento de un rey;

– algo que indica Judea como la ubicación de este nacimiento;

– y, por último, algo consistente con el aparente hecho de que sólo los astrónomos sabían de este evento.

El astrónomo Michael Molnar hizo esta investigación y la publicó en su libro “Estrella de Belén”. Esto fue lo que descubrió:

A finales de marzo y principios del mes de abril del año 6 a.C. hubo una curiosa alineación de planetas eclipsadas por la luz solar, pero fácilmente calculable para un astrónomo preparado de la época.

Molnar asegura que los Reyes Magos tenían esta capacidad por ser astrónomos (no confundir con astrólogos) y por eso siguieron dicho rastro hasta Belén.

Sobre el año de este acontecimiento tampoco hay mucho drama ya que es bien sabido que cuando se comenzaron a contar los años desde el nacimiento de Jesús no se hicieron bien los cálculos. Osea que en teoría no sabemos a ciencia cierta en qué año estamos.

¿Qué opinas de su estudio?