La Arquitectura es bastante compleja ya que requiere un fino balance entre materia y concepto. Ahora, ¡Imaginen lo que se necesita para construir algo destinado a las prácticas religiosas! Todos esperamos algo bello, profundo y fiel a la gloriosa Tradición Católica ¿verdad? …Pues no, no todos. Les mostraremos lo que ocurre cuando dejas esta labor en manos de aquellos que no tienen ni idea de lo que significa nuestra Fe.

Le Corbusier: Monasterio de Santa María de la Tourette

¿Cárcel de máxima seguridad? ¿Fábrica ferretera? ¿Almacén automotriz? No señores, es un santo lugar destinado al recogimiento del alma y las profundas meditaciones de la vocación religiosa…o por lo menos eso creía “Leco” al proponer esto.

Es difícil saber si estamos viendo la obra terminada o la etapa de demolición.

Los entendemos. También nos tomaríamos un respiro antes de tener que entrar a un lugar así.

Oscar Niemeyer y Sus tres Catedrales: Catedral de Brasilia, de Cristo Rey y de San Juan Bautista de Niterói

Estamos seguros que la intención fue buena, es decir, la idea de una catedral es que sea majestuosa, refleje pureza y sea única, así que ¡No se diga más! Que sea híper gigante, ponle color blanquito y hazla lo más rara posible… ¡voilà!

Tadao Ando: Iglesia de la luz

¿Porque se llama así? Bueno, un día Tadao Ando recibió el encargo de construir esta iglesia en reemplazo de otra “muy antigua” [¿?] así que hizo una profunda investigación:

“En el principio creo Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía por encima de las aguas. Y dijo Dios: Hágase la luz; y la luz se hizo. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.” Gen. 1, 1-4 

Fin de la investigación, fue suficiente. Que se llame “De la luz”

Uno simplemente no se explica porque a los arquitectos ateos les gustan las iglesias vacías …oh, ahora lo entiendo.

Quizá el problema es el tema, no el arquitecto…Bueno, hay que comparar dos ejemplos: Mismo tema, iglesia hecha por un arquitecto ateo frente a una iglesia propuesta por un arquitecto creyente. ¿Así o más claro?

Philip Johnson: Catedral de cristal

Aunque parezca un edificio de oficinas, se trata de una iglesia. Lo que pasa es que la Cruz, las imágenes de Santos y Ángeles no te unen tanto a la Santa Iglesia como lo hace un bloque de acero, vidrio y concreto.

¿Y si le ponemos un espejo de agua con piletas de chorro al centro y a lo largo de todo el espacio? Digo, para que ocurra algo interesante adentro.

¿Estás seguro que lo importante pasa adelante? Porque no mejor ponemos asientos que miren hacia todos lados, aprovechando que el paisaje es tan bonito… eso sí vale la pena mirar.

Álvaro Siza : Iglesia Santa María en Marco de Canaveses

¡Hay gente que se esmera en las fachadas! me siento tan conmovido que podría llorar… de impotencia.

Pero por dentro se pone mejor:

– ¿Quién necesita mirar al frente si al costado tenemos un paisaje tan hermoso? ¡Vamos a abrir una ventana corrida para distraer a todo el pueblo!

-Oye, ¿Y la cruz?

– Ay cierto…ya, bótala en ese hueco, debajo del absolutamente innecesario pedazo de cilindro que me gusta poner en cada esquina.

¿Altar? ¿Sagrario? ¿Retablo? Déjalo todo en mis manos…

Asi que ya saben…piénsenlo dos veces antes de dejar algo tan importante en manos incapaces. Mejor encarguémonos de ser los profesionales que esta Iglesia necesita.

Comentarios

comments