Inauguran la primera ‘cafetería feminista’: los hombres pagan un 18% más

Handsome Her es el nombre de la cafetería australiana que regenta Alexandra O’Brien. Y no se trata de una cafetería cualquiera. Sus medidas, como hacer pagar un 18% más a los hombres por un café, han llamado poderosamente la atención de los medios de comunicación.

La postura de la dueña, según cuenta la prensa, no es un capricho: su objetivo es “concienciar a los ciudadanos de la enorme brecha salarial que existe entre hombres y mujeres y que dicha discriminación no cesa”.

En el cartel donde se leen las normas, se explica que las mujeres australianas ganaron el 82 por ciento de lo que ellos recibieron de promedio en el 2016. “Queremos que ellos se den cuenta de las ventajas que tienen cada vez que vienen a tomarse un café”.



A pesar de la polémica medida, Alexandra O’Brien asegura que “cada día tiene más hombres” entre sus clientes.

Esta cafetería feminista también tiene otras reglas particulares como que “las mujeres tienen prioridad para sentarse”. Si hay un tío y entra una chica, se tiene que levantar.

¿Alguien se imagina que pasaría si fuera al revés? ¿Atreverse a montar un bar donde las mujeres pagan más, donde tienen que quedarse de pie para poder ceder su asiento a los hombres?

Además de escraches, sanciones, denuncias y lluvia de lapidación e insultos en redes sociales, el dueño no tendría sitio en el Planeta Tierra donde poder esconderse. Curiosa fórmula de predicar la igualdad de sexos. El mundo definitivamente está cada vez más loco.

¿Y la igualdad?