¿La Biblia enseña que Jesús era pobre? Esto podría sorprenderte

Todos quisiéramos saberlo todo sobre Jesús, desde las cosas más profundas hasta las más triviales, y aunque sabemos que hay muchas cosas que definitivamente nunca conoceremos (¿Qué soñaba mientras dormía? ¿Cómo fue su adolescencia? ¿Qué escribió en el suelo cuando ayudó a la prostituta? ¿Qué otras cosas hizo Jesús que no quedaron escritas en la Biblia?) hay otras que sí podríamos deducir: ¿Jesús era pobre?

¿Es importante saber si Jesús era pobre?

Dios se hizo hombre con una gran misión: establecer un nuevo pacto con toda la humanidad a través de su pasión, muerte y resurrección. El poder adquisitivo de nuestro Señor no es un elemento relevante en este plan así que, en teoría, nos debería dar igual si Jesús fue un hombre pobre o rico. Sin embargo, como se suelen usar versículos bíblicos para afirmar una u otra cosa, analizaremos dichos argumentos en este artículo.

¿Jesús fue pobre porque nació en un pesebre?

Este es probablemente el argumento bíblico más popular entre los que aseguran que Jesús fue pobre. Pero hay que tomar en cuenta que Jesús nació en un pesebre no porque José y María fueran pobres, sino por circunstancias que escapaban de sus manos.

La Biblia nos cuenta que los padres de Jesús tuvieron que ir a Belén por culpa del censo. Esto provocó que los hospedajes colapsaran justo en el tiempo del alumbramiento, y no les quedó otra que quedarse en un establo (algo así como cuando vas a la JMJ y te tienes que quedar a dormir en un estadio o en una parroquia así tengas mucho dinero).

Al respecto, algunos sostienen que María no podía tener a su hijo en una posada porque en la ley mosaica cuando una mujer daba luz quedaba impura y todo lo que estaba en la habitación era impuro por tanto no podía ser alquilada la habitación en un lapso de 40 días si era varón y 80 días si era mujer; por eso el parto de la Virgen María en un pesebre donde no había problema de impureza.

Por cualquiera de las dos razones, el factor económico no fue determinante en el lugar de nacimiento de Jesús.

¿Jesús fue pobre porque María y José fueron pobres?

En la época de Jesús era el esposo de la casa quien mantenía el hogar. Por lo tanto, para saber si esta familia era pobre o no habría que conocer bien a qué se dedicaba San José. Popularmente se cree que José era carpintero y que le enseñó este oficio a Jesús. Los pasajes bíblicos que sostienen este argumento son:

“¿No es éste el hijo del carpintero?” (Mateo 13,55).
“¿No es éste el carpintero, el hijo de María?” (Marcos 6, 3).

En ambos casos la palabra griega original que se tradujo como carpintero es tektoncuyo significado es mucho más amplio de lo que imaginamos. Un tekton era un profesional artesano de la madera (ebanista) pero también de la piedra, especialmente en la construcción.

Este dato es importante ya que Jesús y su familia vivieron en Nazaret, un pueblo muy pequeño y pobre en donde un tekton como San José no podría haber sobrevivido.

Los estudiosos señalan que San José, y probablemente también Jesús, trabajaron en Séforis, a dos horas de Nazaret, en el embellecimiento de dicha ciudad durante el gobierno de Herodes Antipas antes de la vida pública de Jesús. De ser así, muy mal no ganaba el buen San José.

¿Jesús vestía como pobre?

Jesús fue muy crítico con los que llevaban ropajes ostentosos:

“Cuídense de los escribas, que desean caminar en túnicas largas y recibir saludos en los mercados y tener los asientos más importantes en las sinagogas y los lugares de honor en los banquetes” (Marco, capítulo 12, versículo 38, 39).

Por eso podemos estar seguros de que nuestro Señor no llevaba de esas túnicas que mostraban un estatus social privilegiado. Pero sí que llevaba otro tipo de túnica sobre sí, y sobre esta un manto:

“Y le rogaban que les dejara tocar siquiera el borde de su manto; y todos los que lo tocaban quedaban curados”. Marcos 3, 10

¿Pero estas prendas era finas o corrientes? Pues corriente no era ya que durante su crucifixión la Biblia nos cuenta que los soldados no tiraron su ropa a la basura sino que la sortearon entre ellos. Uno no hace eso con ropa de mala calidad y encima de un condenado a muerte.

Tal vez la respuesta esté en un gesto de la Virgen María

Benedicto XVI explica esto en su libro La Infancia de Jesús:

“En el Libro del Levítico se establece que una mujer, después de dar a luz un varón, es impura (es decir, excluida de las prácticas litúrgicas) durante siete días; el octavo día el niño ha de ser circuncidado, y la mujer deberá quedarse en casa todavía treinta y tres días para purificar su sangre (cf. Lv 12,1-4). Después debe ofrecer un sacrificio de purificación, un cordero como holocausto y un pichón o una tórtola como sacrificio expiatorio. Los pobres sólo tienen que ofrecer dos tórtolas o dos pichones.

María ofreció el sacrificio de los pobres (cf. Lc 2,24). Lucas, cuyo Evangelio está impregnado todo él por una teología de los pobres y de la pobreza, nos da a entender aquí, una vez más de manera inequívoca, que la familia de Jesús se contaba entre los pobres de Israel“.

¿Ustedes qué opinan?

Deja un comentario