Blog

La Circuncisión de Jesús: el gran suceso olvidado.

“Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidarle, se le dio el nombre de Jesús, el que le dio el ángel antes de ser concebido en el seno.”

Lucas2,21

Este primer día del año, la Iglesia nos invita a reflexionar sobre la Maternidad Divina de María, proponiendo la solemnidad de Santa María Madre de Dios. Sin embargo, esto no siempre fue así. Antiguamente se recordaba el día de la circuncisión de Jesús. Este es un particular suceso de la infancia de Cristo, que, según el catecismo de la iglesia católica “…es señal de su inserción en la descendencia de Abraham, en el pueblo de la Alianza, de su sometimiento a la Ley y de su consagración al culto de Israel en el que participará durante toda su vida.” (CIC 527)

Si, Jesús era Judío.

Hoy en día, algunos católicos (en especial aquellos que asisten a la forma extraordinaria del Rito Romano) recuerdan con gran piedad esta parte muy olvidada de la vida de Cristo. Y no por nada digo “muy olvidada” ya que, algún católico medio despistado, suele comentar “Pero… ¿Por qué celebras eso? ¡Si Jesús no era Judío!”. Lo cierto es que Jesús nació en el seno de una familia judía, de una madre judía y como leimos en la cita del catecismo, mediante el rito de la circuncisión fue introducido a la vida religiosa judía. Asi que si, no neguemos los hechos. Jesús era judío, aún si vino a edificar una nueva iglesia (Mt 16, 18 )

El primer sacrificio de Cristo.

La circuncisión era signo de entrega a Dios. Era signo de la primera alianza que Dios había sellado con Abraham (Hech 7, 8 ) y que el Pueblo de Israel mantenía desde ese tiempo. Además de eso, el derramamiento de la sangre de Jesús durante el momento de la circuncisión es también una prefigura de la Sangre que, varios años después, derramaría en el calvario. Ya desde los primeros días de su vida, Cristo debía sufrir y derramar su sangre. Su sangre, desde aquella tierna edad, ya era derramada por nuestros pecados.

El Ejemplo de cumplimiento de la Ley.

¿Necesitaba Jesús ser circuncidado? ¿Era necesario que fuera consagrado? Para nada. No había necesidad. Aun así, Jesús quizo cumplir en su carne la Ley a la que todos los primogénitos judíos estaban sometidos, según el mismo San Lucas nos narra. Recordemos que Cristo no vino a abrogar la Ley, sino a llevarla a su plenitud (Mt 5, 17). Esto a fin de dar el ejemplo para que también nosotros seamos obedientes, aún a costa del sufrimiento (1 Pe 2, 21). Segun el mismo San Pablo nos dice (Gal 4, 4-5), Cristo estaba “sometido a la ley” para librarnos de ella y así concedernos la filiación adoptiva.

Rescatemos del olvido.

Recordemos hoy este evento tan importante de la vida de Cristo, donde recibió el nombre que está por sobre todo nombre (Fil 2, 9-10) y donde su Sangre inocente fue derramada por vez primera, como primicia de aquel Viernes Santo. Que la Sangre que Cristo derramó ese día en el Templo de Jerusalén nos atraviese el corazón y nos conceda apreciar ese tan infinito amor que, aún desde niño, le hizo sufrir por nosotros.

Donaciones

Ayuda al Tío Memes a cubrir los gastos de mantenimiento de esta página web.

Te puede interesar