La historia del Incienso y por qué se usa en Misa

Este aromático elemento litúrgico data de muchos siglos antes de Cristo.

Hay algo en el olor del incienso recién encendido que llena la iglesia de una atmósfera espiritualmente edificante. ¿Pero cuál es su origen  y por qué lo usamos?

Origen del Incienso

El uso del incienso en el culto religioso comenzó más de 2 mil años antes de la existencia del cristisanismo. En efecto, su uso en China está documentado antes del año 2 mil antes de Cristo.

El comercio de incienso y especias fue un factor económico importante entre el este y el oeste cuando las caravanas recorrieron la Ruta del Incienso del Medio Oriente desde Yemen hasta Arabia Saudita. La ruta terminó en Israel y fue aquí donde se introdujo en el Imperio Romano.

Muchas religiones en el mundo occidental han usado incienso durante mucho tiempo en sus ceremonias. El incienso se observa en el Talmud judío y se menciona 170 veces en la Biblia.

“Para quemar incienso harás un altar de madera de acacia …” Éxodo 30, 1.

Su uso en la Iglesia

El uso del incienso en el culto judío continuó mucho después del comienzo del cristianismo y fue una influencia definitiva en el uso de la Iglesia católica en las celebraciones litúrgicas. La Iglesia ve la quema de incienso como una imagen de las oraciones de los fieles que se elevan al cielo. El simbolismo se menciona en el libro de los Salmos:

“Sea mi oración el incienso delante de ti; Mis manos en alto una ofrenda de la noche”. Salmo 141, 2.

Te puede interesar: Esta App te dice el Horario de Misa y Confesiones en TODAS las Iglesias del Mundo

No hay un marco de tiempo específico registrado que nos permita saber cuándo se introdujo incienso en los servicios religiosos de la Iglesia. No hay evidencia disponible para mostrar su uso durante los primeros cuatro siglos de la Iglesia. Pero hay referencias de que se usa en el Nuevo Testamento. Lucas, al comienzo de su Evangelio, hablando sobre el nacimiento de Juan el Bautista, escribe:

“Sucedió que, mientras oficiaba delante de Dios, en el turno de su grupo, 9.le tocó en suerte, según el uso del servicio sacerdotal, entrar en el Santuario del Señor para quemar el incienso.Toda la multitud del pueblo estaba fuera en oración, a la hora del incienso. Se le apareció el Angel del Señor, de pie, a la derecha del altar del incienso. Al verle Zacarías, se turbó, y el temor se apoderó de él”. Lucas 1, 8-12.

¿Qué simboliza el Incienso?

El incienso es un sacramental, usado para santificar, bendecir y venerar. El humo del incienso es un símbolo del misterio de Dios mismo. A medida que se eleva, la imagen y el olor transmiten la dulzura de la presencia de Nuestro Señor y refuerza cómo la Misa está vinculada al Cielo y la Tierra, y termina en la presencia misma de Dios.

Te puede interesar: ¿Dónde encuentro cantos litúrgicos? Tutorial para no meter la pata en Misa

El humo también simboliza la intensa fe que debe llenarnos y la fragancia es representativa de la virtud cristiana.

El IGMR (Instrucción General del Misal Romano) permite el uso de incienso varias veces durante la Misa. Cuando algo es incensado, el turíbulo (incensario) se balancea tres veces, lo que representa a las Tres Personas de la Santísima Trinidad.

Además, el incienso se usa en los funerales tanto en la iglesia sobre el ataúd como en el cementerio. Se usa el Jueves Santo cuando el Santísimo Sacramento se pone en reposo. Y durante la Vigilia Pascual, cinco granos de incienso se colocan en la Vela Pascual .

Finalmente, vayamos al Libro de Apocalipsis 8, 3-4:

“Otro Angel vino y se puso junto al altar con un badil de oro. Se le dieron muchos perfumes para que, con las oraciones de todos los santos, los ofreciera sobre el altar de oro colocado delante del trono. Y por mano del Angel subió delante de Dios la humareda de los perfumes con las oraciones de los santos”.

Sí, el uso de incienso está profundamente arraigado en nuestra herencia católica.

Fuente.