Los Jóvenes deseamos un regreso a la Tradición: Carta abierta al Papa Francisco

Como muchos de ustedes sabrán, este año se realizará en el Vaticano un importantísimo sínodo en el cual se abordará el tema de “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. Y para esto el Santo Padre ha querido escucharnos a nosotros los jóvenes, cuáles son nuestras inquietudes, nuestros deseos, nuestras preocupaciones. Por eso me ha llamado poderosamente la atención una carta abierta de un joven al Papa Francisco comentándole que habemos jóvenes que queremos volver a la Tradición, a aquello que funcionó durante tantos siglos en la Iglesia, a aquello que enamoró a Laura Vicuña, Santa Águeda, José Sánchez del Río, Domingo Savio y tantos otros jóvenes santos.

La carta original en inglés la puedes descargar al final de este artículo, pero antes te comparto un resumen de lo que dice.

Los jóvenes deseamos un regreso a la Tradición: Carta abierta al Papa Francisco

El primer punto de la carta habla de que los jóvenes desean un regreso a la Tradición. Monaco escribe:

Los jóvenes de hoy no somos los jóvenes de los años 1960’s. El Concilio Vaticano II hizo su mejor intento de hablar al ‘hombre moderno’ pero el hombre moderno de los años 1960’s y 70’s está él mismo ahora en sus 70 años de edad”.

Continúa, “Si los jóvenes de los años 1960’s estuvieron marcados por un sentido de rebelión y anarquía, los jóvenes de hoy deseamos estabilidad, ortodoxia y orden”.

El autor señala, “En verdad, estos son tiempos turbulentos para la juventud. Hemos heredado y experimentado inmensos cambios en nuestra vida común. Cambios convulsionantes en instituciones socio políticas, la carga de la inseguridad económica, y el rápido crecimiento de una población impía entre nuestros pares, nos ha colocado en una situación sin igual a la de cualquier generación anterior”.



Monaco escribe también en la carta abierta:

La Tradición es para los jóvenes. Muchos de nosotros nos encontramos asistiendo a la Misa Tradicional en Latín por su belleza sublime, por su rico simbolismo e incuestionable sentido del oficio divino. Desafortunadamente, cuando muchos de nosotros expresamos nuestro amor por la Tradición, somos insultados y etiquetados injustamente como ‘ultra conservadores’. Asistimos a la Misa en Latín no porque busquemos escapar del mundo sino más bien porque deseamos santificarlo al nutrirnos a través de un oficio divino con intención, con propósito y trascendencia”.

Continúa en defensa de los jóvenes tradicionales, diciendo, “Los jóvenes, quienes desean la Tradición, no son ‘rígidos’. De hecho, la verdadera rigidez se encuentra en nuestras experiencias con muchas liturgias en el Novus Ordo”.

Monaco explica, “Las ‘mini-homilías’ al comienzo de la misa, el antropocentrismo y la iconoclasia, sacerdotes improvisando con sus propias palabras durante los rezos, música banal e irreverente – todo esto (y más) ha llevado a muchos jóvenes a explorar el rico legado de la liturgia tradicional de nuestra Iglesia”.



El segundo de los tres puntos de Monaco es un llamamiento a una mayor adherencia a la sólida Teología Católica:

“Por consiguiente, los jóvenes deseamos verdad, claridad y recta enseñanza en materia de fe y de moral. Porque lo que creemos tiene consecuencias eternas, dirigimos nuestras miradas hacia usted, Santo Padre, como el punto de unidad, el pastor del rebaño de Cristo”.

El tercer punto, y final, de la carta abierta de Monaco habla de la necesidad que tienen los jóvenes de asistencia en su discernimiento vocacional. Dijo, “A fin de responder al llamamiento de Dios, debemos escuchar primero y discernirlo. Por lo tanto, propongo tres S’s que pueden ayudar a los jóvenes en este empeño: Silencio, Socorro y Santidad”.

Monaco concluye la carta abierta, “Santo Padre, escribo estas palabras después de mucha oración y reflexión. Rezo para que el Santo Espíritu le guíe y proteja a usted y al Sínodo 2018. Que éste sea un tiempo de enorme renovación de la misión de la Iglesia en la salvación de almas. Y que nosotros, los jóvenes, sirvamos en el frente”.

La carta de Monaco llega a raíz del reciente Pre Sínodo sobre los Jóvenes del Vaticano. El Pre Sínodo trató de presentar a los obispos del mundo las ideas de los jóvenes sobre religión y Catolicismo en la etapa previa al propio Sínodo a celebrarse más adelante este año.



Los participantes en el Pre Sínodo fueron jóvenes de todo el mundo. Éstos se reunieron en Roma en el mes de abril para conformar un documento para presentarlo a los obispos. Para hacer esto, se han reunido opiniones de miles de otros jóvenes por medio de grupos de Facebook y otras redes sociales.

Un cierto número de personas en estos grupos de Facebook han resultado decepcionados cuando se publicó el documento pre sinodal. Estos jóvenes católicos han estado abogando por una ortodoxia teológica y liturgia tradicional, y sienten que sus voces han sido marginadas y echadas a un lado en el documento pre sinodal oficial.

Fuente: Dominus Est