Pastor Evangélico reconoce que los Protestantes necesitan Catecismos

Cuando un cristiano evangélico comienza a analizar la realidad del mundo protestante puede llegar a conclusiones tan honestas como esta.

A pesar de que existen diferentes denominaciones protestantes, cada una con una creencia diferente a la otra, todos suelen estar de acuerdo con la idea de que solo la Biblia es suficiente para formarse como cristiano. Para ellos nada más es necesario. Ni catecismo, ni cursos, ni talleres, ni grupos de formación. En teoría la Biblia y la oración son suficientes para llegar al conocimiento de lo que Dios les quiere mostrar.

Por eso es tan peculiar que el Pastor Protestante Will Graham haya escrito un blog en el sitio Protestante Digital asegurando que está convencido de la necesidad de Catecismos en el mundo evangélico. La entrada es algo antigua, pero me pareció interesante y por eso la resucito en este post.



Catecismo de la Iglesia Católica.

¿Por qué este pastor Evangélico cree que sean necesarios los catecismos para Protestantes?

Según el pastor evangélico Will Graham los catecismos son necesarios ya que “en nuestros días vemos cómo muchos evangélicos están volviendo al redil de la Iglesia Católica Romana por la falta de profundidad en el mundo protestante y cómo otros simplemente abandonan la fe por completo”.

Por supuesto él ya ha planteado esta idea a otros evangélicos y ha recibido todo tipo de resistencias. Así responde él a ellas.

Argumentos contra los Catecismos

1) No necesitamos nada sino la Biblia

El Pastor Will Graham afirma que esta es la principal objeción que él ha recibido. Esto es comprensible ya que los protestantes tienen como dogma infalible la Sola Scriptura, es decir, la creencia de que todo lo que un cristiano necesita está en la Biblia.

“Sí, las Escrituras tenían que ser la regla suprema de fe y conducta; pero la Biblia en sí no está opuesta a la presentación de documentos teológicos tales como los catecismos”, afirma Will Graham.



Catecismo de Martín Lutero.

2) Solo hace falta el Espíritu

En este punto él se anima a hacer una dura crítica a esa idea. Es tan buena que me animo a compartirla en este blog ya que a veces ocurre lo mismo en nuestra Iglesia Católica:

“Hoy día en muchos de nuestros círculos evangélicos, el Espíritu Santo ha llegado a ser sinónimo de espontaneidad y emocionalismo. Ahora lo más importante no es que la Palabra sea predicada correctamente sino las dulces sensaciones y mariposas que podamos sentir mientras estamos congregados en el nombre del Señor. Se ha perdido la verdad. Nos hemos vuelto posmodernos.

La reunión se trata de sentimientos, sentimientos y más sentimientos. Por eso tantos sermones ya no se preocupan por la instrucción doctrinal sino que se centran exclusivamente en la aplicación y los testimonios personales. Por esta misma razón hay un nuevo estilo de alabanza y adoración entre nosotros que no hace nada sino bombardear a nuestros jóvenes con ritmo, luces brillantes, con el volumen de la música a tope y canciones desprovistas de cualquier tipo de contenido cristiano.

Sin importar la popularidad de semejantes ‘ministerios’, tal clase de emocionalismo barato no tiene nada que ver con el cristianismo bíblico. Promueven emoción por amor a la emoción. No es emoción fundamentada en la preciosa verdad de la Palabra de Dios. La mente se encuentra ausente”.

No sé ustedes, pero a mi me parece que en este punto él tiene toda la razón.



3) Los Catecismos son aburridos

Nota del Tío Memes: Lo mismo he escuchado en una que otra parroquia.

Ante esto él responde que “tal objeción revela el estado del corazón de la persona que emite semejante juicio. ¿Cómo puede un corazón regenerado –verdaderamente regenerado- no sentirse abrumado por la gloria de Dios mientras estudia sobre la Trinidad, la doble naturaleza de Cristo, su obra expiatoria, la promesa de la vida eterna, etc.?”.

Eso es muy cierto. Nunca podemos aburrirnos de estudiar lo más valioso en nuestras vidas: la fe.

4) Los Catecismos son autoritarios

Respuesta: “Pablo insta a Timoteo y a Tito a oponerse a los falsos maestros con autoridad divina para el bienestar de la iglesia. La autoridad protege al rebaño del Buen Pastor. No tiene porqué ser mala”.

Este pastor sigue con una larga lista de pros y contras de los Catecismos, pero no quiero extender demasiado este post. Creo que la idea se ha entendido.

Solo me queda decir que aplaudo la sinceridad de este hombre aunque siga siendo pastor evangélico. Gracias a esa sinceridad muchos dieron el gran salto al Catolicismo.