Cuando un católico conoce bien su fe, no hay protestante que pueda engañarle.

Recuérdenlo: ¡Católico instruido jamás será confundido!

Comentarios

comments