Curiosidades

¿Por qué “Ven, ven Señor no tardes” NO se puede cantar en Misa?

♫ VEN, VEN, SEÑOR, NO TARDES ♫ VEN, VEN, QUE TE ESPERAMOS ♫ VEN, VEN, SEÑOR, NO TARDES ♫ VEN, PRONTO, SEÑOR ♫
♫ El mundo muere de frío ♫ el alma perdió el calor ♫ los hombres no son hermanos ♫ el mundo no tiene amor ♫

Esta es probablemente la canción más usada por nuestros coros parroquiales en Adviento, a pesar de un pequeñísimo detalle: NO ES LITÚRGICA. Si quieres saber por qué esta famosa canción de Cesáreo Gabaráin no es apta para ser usada durante la Santa Misa, aquí te va la explicación.

El origen de “Ven, ven Señor no tardes”

En primer lugar, si no sabes de qué canción estamos hablando, puedes escucharla aquí. Estoy seguro que ya las oído antes en Misa:

El compositor de esta popular canción fue el sacerdote español Cesáreo Gabaráin, a quien le debemos grandes composiciones como el no menos famoso “Pescador de hombres”. También él es el autor de “El hermano Francisco”, probablemente el disco más conocido por los franciscanos de habla hispana.

En el año 1970 el padre Gabaráin publicó “Ven, Señor”, un disco en el que tradujo o adaptó negros espirituales populares al castellano. La primera canción de este disco es la famosa “Ven, Ven Señor no tardes”. Tomemos en cuenta que, a pesar de que Gabaráin compuso muchas canciones para Misa, este disco no fue pensado con fines litúrgicos.

Para “Ven, ven Señor no tardes”, Gabaráin tomo la melodía de un popular “negro espiritual” titulado “Go, Tell It On The Mountain” que habla de la alegría de la Navidad. Es decir, Gabaráin ni siquiera hizo una traducción de la letra, tan solo tomó prestada la música y le adaptó una letra que habla de la espera del Señor.

Te puede interesar: 13 cantos de Adviento que todo coro parroquial debería conocer

Ya entendí su origen pero… ¿por qué no la puedo usar en Misa?

El acto de tomar una melodía secular y adaptarle una letra cristianizada para intentar adaptarla a la liturgia tiene un nombre: PARODIA LITÚRGICA. Y no lo digo de forma despectiva. Esto tiene su origen hace más de 500 años.

Como muchos saben existe un género musical muy antiguo llamado “Misa”, el cual consiste en musicalizar las partes del ordinario de la Misa: Kyrie, Gloria, Credo, Sanctus y Agnus Dei. Por la forma en la que eran compuestas, muchas de estas sí eran aptas para la liturgia y otras no.

A principios del siglo XV en algunos países europeos se puso de moda crear “Misas” tomando melodías populares y cantar dichas creaciones en Misas verdaderas. La Iglesia Católica con bastante buen criterio decretó que eso era inapropiado y así lo explicó en el Concilio de Trento: “que nada profano se entremezcle … desterrar de la iglesia toda la música que contiene, ya sea en el canto o la interpretación al órgano, lo que es lascivo o impuro“.

Actualización: Sobre el uso de música profana (no sacra) los papas posteriores a Trento han dicho mucho más.

“La tercera cosa sobre la cual Nos debemos advertir es que el canto musical, que actualmente se ha introducido en las iglesias y que, comúnmente, es acompañado por las armonías del órgano y de otros instrumentos, debe ser realizado de modo que no resulte profano, mundano ni teatral“. Benedicto XIV, Annus qui hunc (1749).

“Como la música moderna es principalmente profana, deberá cuidarse con mayor esmero que las composiciones musicales de estilo moderno que se admitan en las iglesias no contengan cosa ninguna profana ni ofrezcan reminiscencias de motivos teatrales, y no estén compuestas tampoco en su forma externa imitando la factura de las composiciones profanas“. San Pío X, Tra le sollecitudini (1903).

“No se puede afirmar que la música y el canto modernos deban ser excluidos por completo del culto católico. Antes bien, si no tiene nada de profano o de inconveniente, para la santidad del lugar y de la acción sagrada, ni derivan de una vana búsqueda de efectos extraordinarios e insólitos, es necesario, ciertamente, abrirles la puerta de nuestras Iglesias”. Pío XII, Mediator Dei (1947).

Toda esta disciplina nunca ha sido abolida, ni siquiera por el Concilio Vaticano II. Si bien es cierto, el más reciente concilio abrió las puertas a nuevas posibilidades a nuevas formas de música litúrgica, lo hizo con esta salvedad:

“Por tanto, el sacrosanto Concilio, manteniendo las normas y preceptos de la tradición y disciplinas eclesiásticas y atendiendo a la finalidad de la música sacra, que es gloria de Dios y la santificación de los fieles, establece lo siguiente”. (Concilio Vaticano II, Sacrosanctum Concilium 112).

Nuevas formas de Misa Parodia en la actualidad

La falta de formación litúrgica en muchos de nuestros coros ha dado como resultado nuevas formas de parodias litúrgicas. ¿Quién no ha escuchado el “Padre nuestro del silencio” que toma prestada la melodía de “The sound of silence”? ¿Y qué tal la tan conocida “Juntos como hermanos” que lleva la melodía del negro espiritual “My Lord what a morning”? La lista es interminable, y por supuesto en ella también está “Ven, ven Señor no tardes”.

Ahora que ya aprendiste que no puedes cantar esa canción en Misa, te invito a pasar por este otro artículo donde les comparto 13 cantos de Adviento que todo coro parroquial debería conocer. ¡Son 100% litúrgicas!

Te puede interesar

error: Usa el botón compartir ;)