Estos predicadores protestantes pensaban que sería un día cualquiera de “predicación” en un bus en el que repetirían de memoria versículos para atacar a la Iglesia Católica. Nunca imaginaron que allí se encontrarían con un Misionero Católico que conocía muy bien la Biblia.

Comentarios

comments