Con el pretexto de ser “más cercanos”, “llegar más a los jóvenes” o la “nueva evangelización” muchos sacerdotes, aunque con buenas intenciones, mandan al tacho toda la teología litúrgica convirtiendo la Misa en un triste espectáculo.

Este es un claro ejemplo de lo dicho; un sacerdote se ha vuelto viral bailando en Misa una versión cristianizada de “Despacito” de Luis Fonsi. No dudamos que dicha iniciativa hubiera sido hasta divertida en algún grupo parroquial y muy lejos de las vestiduras sagradas… ¿pero en Misa? ¿¡Are you kidding me!?

Comentarios

comments