7 razones a Favor y en Contra de la obra “Jesucristo Superstar”

Falta muy poco para Semana Santa y en muchas parroquias algún grupo de jóvenes se está organizando para montar la obra Jesucristo Superstar. En una capilla cerca de mi casa la presentan todos los años, por eso tengo una relación amor/odio con ella.

Así que voy hoy les voy a compartir 7 razones a favor y en contra de Jesucristo Superstar.

Eso sí, recuerden que este es mi blog personal, así que lo que aquí digo solo son mis opiniones. Siéntanse libres de discrepar o apoyarme en los comentarios.

¡Comenzamos!

1) Razón en contra: Presentan a un Jesús desdivinizado

Es es la principal razón por la que me da calambre al ojo cada vez que veo esta obra. Para los católicos Jesús no fue solo un gran hombre, no fue un mero revolucionario, no fue un pelucón buena onda. Jesús fue (y es) Dios encarnado; en cambio, en Jesucristo Superstar se presenta al Señor sin facultades divinas. En toda la obra Jesús no realiza ni un solo milagro, por eso en muchas parroquias tienen que adaptar una resurrección al final que no aparece en la versión original.

2) Razón a favor: La música es buenísima

Al César lo que es del César. La música de esta obra fue escrita originalmente por Andrew Lloyd Webber, uno de los más grandes compositores teatrales de finales del siglo XX. Por eso todas las canciones de Jesucristo Superstar son tan buenas.

Y lo mejor de todo es que la versión en español es en mi opinión incluso mejor que la original en inglés. Que Camilo Sesto haga la voz de Jesús no es poca cosa.



3) Razón en contra: La relación entre María Magdalena y Jesús

Como diría la Chimoltrufia: no nos hagamos tarugos. Es evidente para todo el que ve la obra que existe de manera implícita una relación sentimental entre Jesús y María Magdalena. En cambio, la Biblia menciona que María Magdalena comenzó a seguir a Jesús luego de saberse perdonada y liberada de sus pecados. Y ya sé que alguien me dirá “pero si fueron novios cuál es el problema. ¿acaso Jesús sería menos Dios?”.

Claro que sí habría un problema el cual profundizaré en otro post, pero para el caso de la obra basta con decir que es una inexactitud bíblica, y lo último que necesitamos en Semana Santa es confundir a los fieles. ¿O no?

4) Razón a favor: La voz de Caifás (en español)

La voz es un instrumento maravilloso y de todos los registros que pueden salir de las cuerdas vocales humanas, la de los bajos siempre me ha parecido fascinante. En Jesucristo Superstar la voz del bajo recae sobre el personaje de Caifás y es ESPECTACULAR.

5) Razón en contra: Semidesnudos en la Iglesia

Si esta obra se quiere hacer bien, requiere de vestimentas particulares para cada escena. En la versión original por ejemplo, en la escena de Jesús ante Herodes, el rey (bastante gay, dicho sea de paso) está rodeado de un grupo de prostitutas y travestis. Si esto se presentara en un teatro, pues allá ellos. El problema es cuando jóvenes católicos quieren hacer lo mismo en los salones parroquiales.

 




6) Razón a favor: oportunidad de unir a los grupos parroquiales

Por lo general cuando se montan estas obras se invitan a los jóvenes de todos los grupos parroquiales para que participen. Por eso no es raro ver allí a carismáticos, los del coro, los lectores y hasta a los monaguillos. Integrar a todas las áreas siempre es bueno, y sería mucho mejor tal vez con otra obra.

7) Razón en contra: La canción de la Última Cena

Las parodias en Misa (aquellas canciones que cantamos en Misa cuyo origen no tienen nada de católico) siguen siendo un taladro en mis oídos. Muchas veces cantamos en Misa un “Ten piedad” parodia, cuyo origen está en la canción de la Ultima Cena de Jesucristo Superstar. ¿La reconocen?

¿Y ustedes qué opinan de esta obra?