¿San Juan XXIII habló con extraterrestres en el Vaticano? Conoce la verdad sobre este mito

Hoy celebramos a San Juan XXIII. De él podríamos recordar muchas cosas: fue médico y capellán durante la primera guerra mundial, socorrió a miles de judíos en la segunda, convocó al Concilio Vaticano II, fue el último papa en celebrar solo Misa Tridentina, etc. Pero como a internet solo le gusta el morbo, hoy renacen aquellos viejos posts en los que se “revela” un supuesto encuentro de San Juan XXIII con extraterrestres en el Vaticano. Así que aprovecharé el momento para desmentir ese mito… otra vez.

El mito de San Juan XXIII y los extraterrestres

El mito va de la siguiente manera. Por favor presten atención a los datos que pondré en negrita.

Supuestamente, en el año 1985 (20 años después de la muerte de San Juan XXIII), el cardenal Loris Capovilla concedió una entrevista para el periódico SUN de los Ángeles, California, en la que reveló que en 1961, un año antes del inicio del Concilio Vaticano II, fue testigo del encuentro entre un extraterrestre y el papa Juan XXIII en los jardines Vaticanos.

Este fue el relato que apareció en el periódico SUN:

“El Papa y yo estábamos andando a través del jardín una noche de Julio de 1961 cuando observamos sobre nuestras cabezas una nave. Era de forma oval y tenía luces intermitentes azules y ámbar. La nave pareció sobrevolar nuestras cabezas por unos minutos, luego aterrizó sobre el césped en el lado Sur del jardín. Un extraño ser salió de la nave; parecía un humano a excepción de que estaba rodeado de una luz dorada y tenía orejas alargadas. Su Santidad y yo nos arrodillamos. No sabíamos lo que estábamos viendo, pero supimos que no era de este mundo, por lo tanto debía ser un acontecimiento celestial. Rezamos y cuando levantamos nuestras cabezas el ser estaba todavía allí. Eso fue la prueba de que no habíamos tenido una visión.

El Santo Padre se levantó y caminó hacia el ser. Los dos estuvieron de 15 a 20 minutos, parecían hablar intensamente. Ellos no me llamaron, así que permanecí donde estaba y no pude oír nada de lo que hablaron. El ser dio la vuelta y caminó hacia su nave. Enseguida se marchó. Su Santidad se dio la vuelta hacia mí y me dijo: Los hijos de Dios están en todas partes; algunas veces tenemos dificultad en reconocer a nuestros propios hermanos.

Luego el Papa y yo nunca hablamos sobre esta experiencia y continuamos nuestro paseo como si nada hubiera pasado. Aunque muchas veces volvimos a caminar por los mismos jardines, él nunca dijo nada de platillos volantes, pero estoy seguro que ambos teníamos a los visitantes extraterrestres en nuestras mentes”.

La verdad detrás del mito

San Juan XXIII y su secretario el cardenal Capovilla.

Todo mito tiene elementos verdaderos para hacerlo creíble, pero la mentira siempre se llega a descubrir.

En efecto existió un cardenal llamado Loris Francesco Capovilla, quien fue secretario personal de San Juan XXIII incluso antes de que fuera elegido papa hasta su muerte en 1963. La amistad y cercanía entre ambos haría creíble el mito, sin embargo, este revela su falsedad si atendemos a los siguientes datos:

Según este mito el cardenal Capovilla reveló esta información al periódico SUN de los Ángeles, California. ¿Adivinen qué? ESTE PERIÓDICO NUNCA EXISTIÓ. Tomando en cuenta que la supuesta entrevista al cardenal data de 1985, sería muy fácil llegar a dar con la fuente original, pero como dicho diario nunca existió, no hay evidencia de que el secretario personal alguna vez haya revelado tal cosa.

Otro dato interesante a tomar en cuenta es que el cardenal Capovilla murió en el 2016 a los 100 años. De haber sido verdad la supuesta entrevista, él hubiera hablado en alguna otra ocasión del supuesto encuentro, pero nunca lo hizo. Y no podemos decir que le haya faltado tiempo para hacerlo.

Cardenal Capovilla a sus 100 años.

En realidad el supuesto encuentro entre el Papa San Juan XXIII y los estraterrestres, es solo uno más de los muchos bulos sobre la Iglesia que abundan en internet.

Conclusión

Lo que siempre decimos: no creas todo lo que veas en Internet. Siempre verifica las fuentes.