¿Son necesarias las Misas de Sanación? Este testimonio te dará una nueva perspectiva

No son pocos los católicos que suelen asistir a las llamadas “Misas de sanación”, y tampoco son pocos los que tienen sus reservas con este tipo de celebración. Desde hace tiempo he querido escribir sobre este tema y justo hoy una hermana católica me ha compartido su testimonio en una Misa de sanación. Así que lo compartiré con ustedes obviamente con su permiso y guardando su identidad.

¿Son necesarias las Misas de Sanación? Este testimonio te dará una nueva perspectiva

Testimonio enviado a Memes Católicos:



“Buenos días… Qué tal mira….bueno no sé por qué quiero contarte esto que me ha pasado pero supongo que Dios me está inspirando…. Bueno ahí va. Yo tengo cáncer de mama y siempre me dijeron que vaya a misa de sanación porque ahí el Señor me iba a curar.

Yo fui un par de veces a estas misas de sanación. La primera vez lloré y comulgue y todo eso….pero cuando llegó el momento de santísimo vi algo raro: varias personas se caían y hablaban en lenguas y sinceramente lo vi como raro. Siempre me dijeron que iba a sentir cosas y todo eso pero yo no sentí nada. Al contrario, me asusté al ver ese no sé cómo decirlo, espectáculo.

Y aquí va lo más importante. En octubre del año pasado sentí la imperiosa necesidad de ir a todas las salidas del Señor de los Milagros. Y pues sucedió que cuando fui el 28 de octubre, sentí una quemazón por todo mi cuerpo y supe que el Señor en su infinita misericordia me había sanado. Cómo está pasando. Van dos tomografías que me hacen y no está saliendo nada de cáncer.



Mi reflexión es esta: yo no había ido nunca a una misa de sanación de los carismáticos pero ahora que las conozco ya no quiero ir. Comprendo que la gente se deje llevar por las emociones….yo cuánto quisiera sanarme pero también entiendo que cada misa que voy es ya una misa de sanación. Inclusive este domingo que fui a misa, quise al final de la misa que el sacerdote me bendiga, pero ya no lo creo necesario porque ya había comulgado. Yo pienso que estoy madurando de a pocos en mi fe y en mi formación. Inclusive estoy leyendo libros de santos y pienso leer ya las encíclicas. No quiero que mi fe se base en emociones sino en convicciones. Bueno eso era todo lo que quería comentarte. Gracias por leerme”.

Algunas reflexiones

Sin duda este ha sido un testimonio que me ha alegrado mucho leer. Dios le ha revelado a esta mujer muchas cosas que tal vez a muchos de nosotros nos cuesta entender: Todas las misas ya son de sanación, ninguna Misa tiene más valor que otra, nuestra fe nunca se debe reducir a emociones.

Que quede claro que con esto no estoy diciendo que las “Misas de sanación” sean malas. De hecho, bien celebradas pueden ser de mucho provecho espiritual para las almas, pero nunca de más o menos provecho que cualquier otra Misa celebrada de la manera más sencilla.



Otro elemento que vale la pena mencionar es que muchas de estas Misas son organizadas sin las debidas autorizaciones. Al respecto, hace algunos años el comisionado de Pastoral de la Salud de la Arquidiócesis de México afirmó en una entrevista que “estas Misas se otorgan a solicitud de la Iglesia, mas no como capricho de una persona o grupo de fieles que por su exigencia prepotente o necedad, reclaman”. Por lo tanto, quienes deseen asistir a ellas, deberían informarse si todo se hace con el orden debido.

Y hablando de orden, llama mucho la atención que muchas de estas Misas sean más extensas de lo normal. Eso se debe a la arbitraria inserción de oraciones y cantos (nada litúrgicos, por cierto) en lugares donde el Misal no lo manda. ¿Es necesario todo esto? ¿Saltándose el misal la Misa es más milagrosa? No lo creo.

Finalmente… ¿Son necesarias las Misas de Sanación?

Siempre son necesarias más Misas. Ninguna Misa está de más. Lo que no es necesario es inventarle más “superpoderes” a una Misa. Toda Misa ya es lo suficientemente milagrosa y sanadora.