¿Un Papa declaró que los gatos son la encarnación del Diablo? Aquí desmontamos ese mito

“El Papa Gregorio IX decretó que los gatos son la encarnación del Diablo”, ese es el mito de moda a puertas de Halloween este 2018. Pero el mito es bastante viejo, pero ha cobrado “fama” a raíz de una publicación de la página de Facebook Anigram, un triste intento de imitación de Pictoline, también amante de la divulgación las mentiras.

Pero vayamos directamente al argumento ¿Es cierto que el Papa Gregorio IX decretó que los gatos son la encarnación del Diablo? Aquí te presento algunos datos que te ayudarán a responder a ese mito.

Un poco sobre el Papa Gregorio IX

Gregorio IX fue papa nº 178 de la Iglesia Católica entre los años 1227 y 1241 y fue quien canonizó a Santo Domingo de Guzmán, San Antonio de Padua y a su gran amigo San Francisco de Asís. Durante su pontificado tuvo la gran responsabilidad de establecer formalmente el Tribunal de la Inquisición mediante la bula Excommunicamus; este tribunal tenía como misión suprimir las herejías que surgieran sobretodo dentro de la IglesiaEsta acción es una de las causantes del mito de la persecución a los gatos negros.

Gregorio IX y los gatos

Durante el pontificado de Gregorio IX, surgió en Marburgo, Alemania, una secta que practicaba rituales extraños con animales. En su ritual de iniciación, se colocaba un sapo sobre la persona iniciada (también se utilizaban patos o gansos). Posteriormente se incluyó a un gato el cual debía caminar hacia atrás con la cola erguida para que el iniciado y el líder le besaran el ano. El desagradable ritual terminaba con una orgía donde los iniciados esperaban ser visitados por alguien descrito como mitad humano y mitad gato.

Un gato asustado para amenizar el post :v

Además, esta secta tenía prácticas sacrílegas en contra de la Eucaristía. Se sabe que solían recibir el Cuerpo del Señor cada año en la Pascua de la mano de un sacerdote. Recibían la Eucaristía en la boca, pero no la consumían, sino que se la llevaban a casa y la arrojaban a una letrina como desprecio al Señor.

Por todo eso, el Papa Gregorio tuvo que redactar Vox in Roma (La voz en Roma), una bula papal en la que condenaba a esta secta y todas sus prácticas.

Una “confusión” tendenciosa

Como es evidente, el papa Gregorio IX no condenó a los gatos. Condenó a una secta y sus abominables rituales entre los cuales había uno que incluía gatos. Quienes difunden la mentira del papa Gregorio IX satanizando a los gatos, lo hacen desde la ignorancia o desde una enfermiza intención de difamar a la Iglesia Católica. Ambas cosas son bastante comunes en Internet.