Universidad Jesuita da marcha atrás y cancela foro abortista con “Católicas por el Derecho a Decidir”

Luego de la justificada indignación causada por la programación de un evento pro-aborto en sus instalaciones, la Universidad Jesuita de Guadalajara ITESO acaba de dar marcha atrás y anunciado su cancelación.

Hace pocos días, dicha universidad jesuita programó un foro titulado “Diálogo entorno al derecho a decidir” en que las principales expositoras serían representantes de movimientos abiertamente abortistas, entre ellos “Católicas por el derecho a decidir”. Dicho foro causó la indignación de muchos fieles católicos en redes sociales, y hoy la propia universidad ha anunciado la cancelación del evento con el siguiente comunicado:

A la comunidad universitaria, sobre la suspensión del foro “Por el derecho a decidir”

Las universidades de inspiración cristiana, como el ITESO, Universidad Jesuita de Guadalajara, dialogamos con personas de diferentes creencias religiosas y políticas, con personas no creyentes y de distintos orígenes étnicos y culturales. Procuramos el intercambio respetuoso de ideas con quienes piensan distinto porque es así como se desarrolla la reflexión universitaria y se profundiza e incrementa el conocimiento.

Buscamos que nuestra comunidad tenga una mirada integral y comprehensiva de la realidad, que contribuya a que cada estudiante, profesor y colaborador tenga suficientes elementos para formar bien su conciencia.

Como dicen nuestras Orientaciones Fundamentales (OFI, 1974), “juzgamos indispensable que la universidad mantenga una actitud de apertura respetuosa y crítica frente a las distintas ideologías y modos de interpretar la realidad, persuadidos de que más ricos frutos promete el diálogo que la condenación cerrada e intransigente […]. Precisamente por profesar y tratar de vivir estos principios, queremos hacer constar nuestro absoluto respeto por la libertad de conciencia de quienes comparten la vida universitaria con nosotros y especialmente respetamos la libertad de cuantos tienen creencias diferentes de las nuestras” (OFI, núm. 1.4.1.).

Nuestros estudiantes y profesores tienen libertad para llevar a cabo actividades académicas para discutir y reflexionar sobre temas de actualidad, que en conjunto con las que organiza institucionalmente la universidad buscan que la comunidad universitaria forme su criterio de manera informada y crítica.

En México, el aborto es una de las cinco principales causas de muerte materna, y esos casos ocurren sobre todo entre mujeres pobres. Es un tema que debe revisarse y discutirse desde el punto de vista ético y moral, así como desde su implicación en términos de justicia social y política de salud pública. En este contexto se organizó el diálogo “Por el derecho a decidir”.

Debido a que en este momento no existen las condiciones de respeto para dicho foro, organizado por alumnas y alumnos, el ITESO ha decidido suspender la actividad. Los diálogos y encuentros académicos propuestos por nuestros estudiantes se seguirán dando en todos los temas sin excepción, como se les ha confirmado directamente a quienes lo organizan. En estas actividades seguiremos procurando que existan las mejores condiciones para que se lleven a cabo y para que se mantenga el cuidado de todas las personas de la comunidad universitaria.

Son inadmisibles las expresiones de odio y violencia en redes sociales dirigidas a los y las alumnas organizadoras del foro y a la institución por parte de personas que se oponen a actividades universitarias legítimas como son dialogar y reflexionar sobre el derecho y la obligación que toda persona tiene de tomar sus decisiones de acuerdo con su conciencia bien formada.

Dadas estas expresiones, con el fin de preservar la seguridad de la comunidad universitaria, y después de discernirlo, el ITESO ha decidido suspender esta actividad tan necesaria para analizar y reflexionar sobre el tema en cuestión.

Como universidad jesuita, la postura del ITESO es que la vida humana es sagrada y debe de ser cuidada y respetada siempre, en especial la de los más débiles. Estamos llamados también a respetar la conciencia de las personas, porque esa sólo Dios la puede juzgar.