5 ideas para santificar el domingo ahora que no podemos ir a la Iglesia

Gran parte de los países del mundo han entrado en cuarentena. Eso ha hecho que los gobiernos prohíban temporalmente todo tipo de reuniones incluyendo la Santa Misa, privando a los católicos de la fuente y culmen de toda la vida cristiana.

Por eso cabe preguntarnos ¿Cómo podemos santificar el domingo si no podemos ir a la Iglesia? Aquí algunas sugerencias que te pueden ayudar a vivir santamente este domingo. Y aunque sabemos que ni todas las actividades espirituales juntas pueden reemplazar a la más sencillas de las misas, al menos nos ayudarán a no olvidar que todo el domingo se lo debemos dedicar al Señor.

1) Ver la Misa por televisión o internet

Ver la Misa por televisión o internet no se acerca ni de lejos a la experiencia de asistir a una Misa en persona ya que nos quita toda la posibilidad de poder comulgar o confesarnos si hay algún sacerdote disponible, pero al menos nos sirve para atender a las lecturas del día y escuchar la homilía.

Aunque de forma imperfecta, es lo mejor que podemos hacer para unirnos a toda la Iglesia en la escucha de las mismas lecturas y la misma predicación. Solo asegúrate de encontrar la transmisión de alguna Misa celebrada de manera reverente y dentro de un templo.

Por cierto, da lo mismo si ves una transmisión en vivo o una grabación con tal que sea la Misa con las lecturas que correspondan a este día.

2) Leer la Biblia

Los domingos tenemos abundante tiempo para leer ¿y qué mejor tiempo que leer la Santa palabra de Dios? Si tienes un calendario litúrgico te recomendamos repasar las lecturas de toda la semana y prestar mucha atención a las lecturas del día.

También, por ser tiempo cuaresmal, es muy recomendable releer los cuatro evangelios. Eso nos puede servir como un buen marco para entender por qué el Señor decidió sacrificarse en Semana Santa.

3) Rezar el Santo Rosario

Trata de encontrar un lugar tranquilo en tu hogar donde no puedas ser interrumpido y regálale un tiempo al Señor para rezar el Santo Rosario meditando profundamente cada uno de los misterios.

Piensa que si antes habías rezado el Rosario de forma automática y casi sin devoción esta es una gran oportunidad para sacarle el mayor provecho a cada Padre Nuestro y Ave María.

4) Hacer caridad

Todos según nuestras posibilidades estamos llamados a hacer actos de caridad pensando en que en cada uno de los necesitados está el Señor pidiéndonos ayuda.

Y aunque lo ideal por el contexto en el que vivimos es no salir a la calle, recuerda que podemos hacer muchas obras de caridad en nuestras casas. De hecho es el primer lugar donde debemos hacer caridad siempre.

Dale un descanso a tus padres y has todas las labores del hogar, quítale un poco de tiempo a los videojuegos o la televisión para dárselo a tus padres, hermanos, hijos, etc. ¡Sé creativo!

5) Entretenimiento que edifique

Pasar tiempo de sano entretenimiento con la familia siempre es bueno ¿Pero qué tal si aprovechamos el domingo para que ese entretenimiento también sirva de edificación espiritual?

¿Sueles jugar en familia? Es tiempo que le propongas a tu familia aquellas dinámicas que aprendiste en el grupo parroquial que, además de entretenidas, nos dejan un buen mensaje.

¿Sueles ver películas en familia? Busca opciones de películas con mensaje. Y si no encuentras nada edificante en Netflix, Amazon Prime, en la tv por cable o en la señal abierta, puedes darle una oportunidad a Famiplay, un servicio de televisión de paga con contenido con valores.